No sé si es cosa mía, o este 2016 ha sido como decía papuchi, rarorarorarooo. Deseandito que s’acabara estaba, oiga!, y eso qu’este 2016 no puedo decir que m’haya decepcionado porque al final de 2015 dije que no esperaba nada del nuevo año para no llevarme un chasco. ¡Otra vez!
Así que lo mismo da que da lo mismo, qu’esperes algo o que no: el resultado es el mismo: NA-DA.
La vida sigue igual. O al menos parecida.
Llega el diecisiete con las mismas esperanzas puestas y propósitos que teníamos en el dieciséis, y en el quince, y en el catorce… Y así, hasta que queramos.

Está claro que no debemos esperar que el nuevo año nos regale nada por obra y gracia de vaya usté a saber quién, si no ser nosotros los que peleemos por conseguir lo que queremos, y aún así, no siempre lo conseguimos pero por intentarlo, que no sea.
Igual este año es diferente!  Igual…
Desde Ai lof llu atelier así lo esperamos porque sí, porque hemos puesto toda la ilusión en nuestra nueva web: www.ailofllu.es.
Nos hemos abierto más allá de la comarca del Bidasoa, ¡si hasta le hemos dedicado una pulsera a la tierra!, y aunque seguiremos manteniendo el tono que hasta ahora hemos tenido en nuestra página de Facebook, nosotras tenemos una tienda, y lo que tenemos que hacer, es vender. Con todo el buen rollo y de la forma más divertida posible, pero vender.
Y esto es así: no hay más.
Pero vamos a dejar a un lado lo que para la mayoría es obvio: Ai lof llu atelier es una tienda.

Y en general…, ¿cómo es la vida en un nuevo año? Ya sabéis que estamos en el 2017, no? Se lo recuerdo a los que tienen escrita su lista de propósitos a cumplir este año nuevo. …Aunque sirva la misma lista desde 1993.
Estamos a mediados de enero y nos urge saber cuántos habéis empezado con vuestra lista de hacer algo que lleváis diciendo desde el siglo pasado que ibais a hacer y que todavía no habéis tenido tiempo de hacer.
No vale que digáis que os habéis apuntado ya al gimnasio…, otra vez! Queremos saber, como Mercedes Milá, cuántos días habéis ido desde que os habéis apuntado, otra vez!, porque claro.., lo del 1 de enero es la risa!

El 1 de enero para empezar lo que sea, es un muy mal día.
Primero, porque es el día de Año Nuevo y tienes que comer con tu familia y eso sin hablar de si en nochevieja te has liado y te levantas a las 18:45h con cara de perdona…, no sé ni dónde estoy como para saber en qué año vivo.
Ya vas tarde y mal porque son las menos 19 horas de tu año de este año no pasa.

Segundo, está todotodotodo cerrado.
Hasta el chino, que eso ya es el máximo del estar todo cerrado, así que por si no te habías dado cuenta todavía, tu primer día del año, es día perdido para empezar con tus propósitos.
Este primer día del año, es el ideal también para lo de dejar de fumar. Vas a dejar de fumar el día 1 de enero? Justo el 1 de enero? Esas sobremesas después de comer…, con un copazo para rebajar la súper comida…, me dices tú, que precisamente vas a dejar de fumar el día 1 de enero de este año cuando no lo has hecho durante los 364 días anteriores del último año?…Ni del anterior.., ni del anterior al anterior…
¡Claro que sí, guapi!

Tercero, empezar la dieta! El día 1? El día 1 de enero empezar la dietjaaaaaaaaaaaa!
Decir que empiezas la dieta el día 1 de enero, es mentir con toda la cara!
Me dices que el día de Reyes no vas a comer el roscón? De verdad? Y eso si no le has hincado ya el diente el mismo día 1 de postre, para acompañar el copazo.
Pero es que, claro.., los Reyes tienen la culpa de que se perdieran y llegaran tardequetecagas al portal de Belén a ver al Niño y por su culpa, la de los Reyes, las navidades son tantaaan laaaaargas y por supuesto, tienen toda la culpa de que tú no puedas empezar la dieta el día 1 de enero. ¡Ay qué malos los Reyes!…
Por eso debe ser que traen regalos…; no porque seamos buenos, ¡no!, es porque ellos tienen la culpa de que s’alarguen tanto las navidades.
Chic para ti, chic para mí, chichichic!

Vale.., pues ya han venido y se han ido los Reyes Malos.., pero es que, es día 7.., y este año, además, fin de semana!
Ya si eso, empiezo el lunes día 9. Antes de ayer, vamos.

Vamos a suponer que sí, qu’empiezas la dieta ya: la de comer comida y la de comerte las uñas, otro de los propósitos estrella de cada año nuevo. Tienes taytantos, y sí, es justo ahora desde que tienes siete años que lo vas a conseguir.
Otra vez: ¡Claro que sí, guapi!

Es un hecho qu’estamos ya a mediados d’enero, y todavía hay gente que no s’ha apuntado al gimnasio.
…O sí.., pero fumándose un cigarro y también la clase de zumba mientras se toma un caféolé con croissant pero con sacarina porque eso sí, y’ha empezado la dieta!
¡Ay qué risa todo…! 😀 😀 😀
Todos sabemos que no pasa nada por pasarse’l día en un pienso, si luego tomas el café con sacarina porque la sacarina, tiene un efecto de súper poder contra lípidos, grasas saturadas y azúcares que ríete tú de la NASA.
A la sacarina habría que hacerle un monumento. La sacarina lo combate todo! Hasta adopta diferentes formas: líquido, pastilla, polvo… Y si la sacarina sola no puede, llamamos a sus primos los Light’s, a su vez también primos por parte de madre de los Zero’s. Son americanos.

La chorrada del siglo pasado, fueron los alimentos lights. Un donut light! Enga…, hasta luego!
…Que por cierto, no sé si sería light o no, pero que no era un donut, lo sabíamos todos: aquello era un bollo con un agujero en el centro que sabía a bollo con un agujero en el centro.
La crema de cacao baja en calorías… Las tortillas de patata pero sin patata… Las patatas fritas light… ¿Patatas fritas light?
Serán o no patatas como sean, pero fritas? Fritas y light? Seguro? Yo jugaría todo al rojo qu’es imposible, tan imposible como qu’este año sea el año en el que sí cumplas tu lista de todos los años. Al menos de que la cumplas entera.

Y pensarás ¡qué monguer esta tipa que viene a quitarme las ilusiones antes de que s’acabe el primer mes del año! No.
Yo solo escribo. El resto, es cosa tuya. Es más, lo he dicho al principio de esta entrada. No son buenos tiempos para los soñadores pero por lo menos, vamos a intentarlo, ¿o no?.
(Aquí una rubia diciendo que sí mientras te piropea y luego baila) 😀 😀 😀
¡Qué castaña d’anuncio pero qué juego está dando! Que se lo digan a La vecina rubia… 😛

Ai lof llu atelier tiene un único propósito para este 2017: seguir creando para poder crecer.

Hasta ahora lo hemos hecho desde nuestra pequeña tienda en Irun, y ahora también en internet. ♥♥♥
No sé si Su dejará de comerse las uñas. Yo, no voy a dejar de fumar, pero no va a ser un propósito incumplido porque no he hecho ninguna lista, pero Su y Ra o lo qu’es lo mismo, Ai lof llu atelier, tenemos un propósito este año y ya os lo digo, lo vamos a cumplir.
¡Claro que sí, guapi!
🙂 🙂 🙂