¿Y si os digo que hoy me he levantado con la malaquita caliente? Sí, tal cual lo digo.
Ya os he contado que desde hace un tiempo, soy muy fan de los minerales en general, y talifana de la malaquita en particular, y hoy, mi malaquita, estaba ardiendo. ¡Toca limpieza!
Porque sí: las piedras, hay que limpiarlas. Y como ahora vendemos joyos hechos con estas piedras energéticas y cada vez sois más las que ya tenéis bien una pulsera, bien uno de los collares SLOULAIF, o bien uno de nuestros mala, os voy a dar unas pautas de cómo hay que limpiarlos y cómo hay que programarlos.

Lo primero que hacemos antes de empezar a montar cualquiera de nuestros joyos hechos con estos minerales, piedras energéticas o piedras semipreciosas, como prefiráis llamarlas, es limpiarlas, y no para quitarles la suciedad, si no para limpiarlas de energía, …que vaya usted a saber cuál es, la energía, después de que hayan pasado por 526 manos antes de que lleguen a nosotras. Serán 528 antes de que lleguen a ti. 😛

Esa primera limpieza, es con agua corriente. Todavía no hay hilos, ni metales, ni borlas así que, es un buen plan.
Mientras corre el agua, te concentras mentalmente en cosas positivas para tratar de eliminar esas energías reguleras o vaya usté a saber…, mientras también intentas no hacerte pis encima. ¡Siempre es igual…, estás recién meada pero es abrir el grifo…, y no: siempre te entran como ganitas!
Pero vamos a dejar a un lado mi momento Tena lady y seguir concentrándonos. 😛
Se lavan, se secan y empieza el lío.

Algunos de los minerales con los que trabajamos, tienen un diámetro menor que el de un guisante: el agujero por el que hay que meter el hilo, es menor de un milímetro, y el hilo, no siempre entra a la primera. 🙁
En el caso de las pulseras MINERANIMALES que son los primeros joyos de piedras energéticas qu’empezamos a montar, solo hay que ensartar, o sea, meter el hilo por el agujerito. No es complicado, pero no siempre es fácil.


Pulsera solidaria MINERANIMALES; con la compra de estas pulseras, colaboras con la asociación de animales Irunsos Mascotas de Irun.

 

Con los collares SLOULAIF y los mala, la historia cambia.
Son los mismos minerales, con los mismos diámetros, los mismos agujeros pequeñosquetecagas pero con un hilo diferente: el hilo deja de ser elástico y es un hilo de cordón mucho menos dirigible, qu’a menudo se deshilacha el muycabrito y que hay que anudar después de haber conseguido ensartar cada cuenta. ¡Y qu’el nudo quede pegado a la bola…, qu’esa es otra…!


Collar SLOULAIF de malaquita y cuarzo ahumado, y mala de Rodonita, cuarzo ahumado y amatista.

 

Una vez montados los joyos con sus hilos, sus borlas y metales…, el agua como que no, así que vamos a hablar de otras técnicas de limpieza. No voy a hablar de todas las que hay porque cada piedra es diferente, y a la que le va bien la limpieza con sal, no le va bien el sol, y a la que no le va la sal, necesita la luna. Y así todo.
Así que vamos a hablar de lo que funciona para limpiar la mayoría de minerales: el incienso y el frío.
Nosotras recurrimos al incienso especialmente porque no tenemos congelador basicamente. 😀 😀 😀
amis…, ahumamos los joyos de minerales que están en la tienda todas las semanas.

A mí en particular no me gusta el incienso, pero lo hago cada semana; aprovecho un mediodía o el sábado al echar la persiana porque ese olor…, Ai can’t
Así que imaginadme ahí…, montando esa especie de altar con todo dispuesto para eliminar tó lo malo.
Es todo cuestión de equilibrio: colocar los troncos con sus pulseras y sus collares…, calcular las distancias para que no haya accidentes y que además, el humo llegue a todas partes. Utilizo dos palitos del dichoso incienso y observo cómo va la cosa. Cuando ya veo que sí y qu’ese olor me ha llevado al límite de mi aguante, ahí lo dejo.
¡El caso es que hay gente a la que le gusta! Sobrecogedor.

La técnica del frío, es mucho más sencilla: metes los minerales protegidos en el congelador por unas horas, y listo. A ver…, no usar túpers de plástico: envolvedlos en una bolsita de tela, un pañuelo, un recipiente de cristal… Con dos o tres horas de congelador, va que chuta. Eso sí…, dejad que luego se vayan acostumbrando a la temperatura ambiente poco a poco porque un cambio fuerte de temperatura, podría estallarlos.

Ahora que ya tenemos los minerales bien limpitos, vamos a cargarlos. Chí, como tu smartphone. Másmenos…
El uso del sol para cargar las piedras después de este proceso de limpieza, nunca está de más.
Sí: poner tu collar o tu pulsera al sol.
Como ya os he dicho hace un rato las piedras son muy diferentes entre ellas y lo que a unas les viene bien, a otras les viene menos, así que os voy a decir lo que yo hago: las pongo al sol sin que les llegue directamente el sol, y por la noche, las saco a la luna de nuevo sin exponerlas directamente a la luna.
Amos…, que las saco a que se aireen.
Como tú cuando vas a la playa o a tomarte algo a una terraza pero no quieres estar al sol directamente.
No sé si m’explico, aunque yo creo que sí. 😛

Bueno…, pues ya tenemos los minerales limpios y cargados así que ahora vamos a programarlos.

Tengo que volver a decir, que existen otros sistemas de limpieza y carga de estas piedras curativas como son el método del agua y la sal, que consiste en mezclar agua y sal o agua marina en un recipiente de cristal y sumergir ahí nuestras piedras. No es adecuado para todos los minerales, sobretodo si son porosos, así que ojocuidau.
Otro método es el que llaman limpieza con la tierra; aquí lo que hay que hacer es enterrar las piedras en la tierra durante siete días, pero amos…, que resulta un pelín lento.
A nivel ya de experto en energías hay técnicas de limpieza empleadas en el reiki y el yoga que a mí personalmente se me escapan básicamente porque no tengo ni idea. Lo mismo me pasa con lo del péndulo o lo de las vibraciones y sonidos de los cuencos tibetanos o de cuarzo que también se usan para estas limpiezas.

Ahora que lo pienso…, seguro que muchos tenéis en casa una especie de pedrusco de mineral que no sabes muy bien lo que es ni para qué sirve. Es más, ¡ni siquiera sabes muy bien cómo ni por qué está en tu casa!
Son las geodas y/o drusas, las más comunes de cuarzo o amatista, y sí: sirven para limpiar y cargar al resto de minerales, así que ya estás sacando el pedrusco del baúl de los recuerdos o d’esa esquina medio escondida y buscarle un sitio mejor. ¡Nosotras también las usamos! 🙂 🙂 🙂
Hablo de esto o algo que se le parezca.


Geoda de amatista. Drusa de cuarzo. Geoda de cuarzo.

Y ahora sí: ¡por fin vamos a activar nuestras piedras!
Al igual que hemos visto con la limpieza y la carga, se pueden programar las piedras de múltiples formas.
Para mí, la mejor forma es la de conectar con ellas mentalmente o rezando todo lo que sepas 😀 sobre ellas.
Voy a cambiar rezar por dejando claras tus intenciones o cual es el propósito para el que las quieres.
Ahí, bien d’egoísmo.
¡Ni lo dudes! Tanto si es para ti, como si es para regalar.

Con este método, no solo conectas con ellas espiritualmente sino que las llenas de intenciones puras y buenrollismo. …O al menos lo intentamos. 😛 😀 😀
Antes de empezar a usar la piedra, la pulsera  o el collar, sujétalo en en tus manos; mejor en la mano izquierda ya que el lado receptor de nuestro cuerpo es el izquierdo, qu’es donde está el corazón.

Pues…, poco más me queda por contar sobre los métodos más rápidos y sencillos para limpiar, cargar y programar las piedras energéticas…
Frío o incienso para limpiar.
Sol y luna para cargar.
Siempre positivo, nunca negativo para programar.

Yo os voy a decir que desde luego nuestros joyos a los que cariñosamente llamamos SLOULAIF, de los slow life ingleses de toalavida, están hechos a mano con toda la santa paciencia y buenrollismo del mundo.
Eso os lo aseguro.
♥♥♥

Ya tenemos nuestro talismán sloulaif hecho a mano in da jaus, aquí, en el pueblo, hand made with love. No traído y manipulado por vete tú a saber quién. Lo hemos limpiado, cargado y programado.
¿Qué podría salir mal? Pregunto. 😛 😀 😀

Y si no lo tienes…, ¡ya’stás tardando! porque ya te digo que la fuerza t’acompaña.