Ev’ribadi de vacaciones porque ¡ya llegó la santa semana de Semana Santa!
Toca preparar las maletas: ¡temazo!
Si ya es compliqué saber qué meter en la maleta en verano cuando sabes perfectamente el tiempo que va a hacer y que es calor, en Semana Santa que puede hacer bueno pero la temperatura va a su bola…, c’est très compliqué. Demasié, y es entonces cuando se nos ocurre empezar a experimentar. ¡Ay ama…!

M’atrevo a decir que más de uno decidió ser diseñador de moda al sacar la ropa que había metido en una maleta para pasar las vacaciones. También m’atrevo a meter aquí a algunos influencers.
Ya los veo mirando la ropa encima de la cama y diciendo Pos vaya…, pos esto mismo me pongo porque no hay pa más con la merde de maleta que m’he traído y no me queda otra si no quiero quedarme metido en el hotel.

Es de 1º DE VACACIONES no meter en la maleta cosas que no te pones normalmente ni para sacar al perro porque en las vacaciones tampoco te las vas a poner.
… A no ser que estés pensando en hacerte influencer, qu’entonces sí.

Aless Gibaja, influencer según él; Aless Gibaja play maleting de putaine pena, según yo.
Eso, o que en un viaje cogió su maleta equivocada con la de una niña de ocho años que también podría ser…, y no le quedó otra que arreglarse como podía, y como arraundeguorl nos gustan las mamarrachadas más de lo que decimos o quisiéramos…, ahí está el tío pensando tú dame pan y llámame tonto porque me lo estoy llevando muerto y calentito.
Desde luego más de dos de frente tiene. Veinte calculo másmenos… 😀 😀 😀

Y como diría el bebé, os voy a dar un consejito: para hacer bien la maleta, piensa qué vas a ponerte cada día. Prepara los modelitos, conjuntos y posibles combinaciones antes de meter la ropa en la maleta si no quieres que te pase como cuando es tu marido el que va a hacer la compra con los niños y tus opciones de menú son crema de cacao untada en un amplio surtido de galletas como primer plato y degustación de patatas fritas de todas las bolsas de colores como segundo. De postre, gominolas.

Es imprescindible hacer una lista de lo que tienes que meter en la maleta.
También es imprescindible hacer la lista cuando no vas tú a hacer la compra.

A ver…, que damos por hecho que sabemos perfectamente dónde vamos a viajar y qué tipo de ropa, accesorios y complementos vamos a necesitar porque nos hemos informado.
Ya sabes dónde vas a ir y qué quieres hacer.

Yo ahora voy de lista pero hace unos años, cuando lo de los smartphones no se llevaba, más que nada porque no existían, y no podías mirar el tiempo que iba a hacer en cada pueblo, ¡qué digo pueblo!, en cada uno de los barrios de cada pueblo cada una de las 24 horas del día, me fuí con mis amigas a ver los cerezos del Valle del Jerte en flor una Semana Santa. Con comunicación directa con la dueña de un hostal, prima de mi madre. ¡Está haciendo buenísimo! Calor decía.
¿Qué podía salir mal?

Visita a La Alberca, un pueblo precioso por cierto…, bermudas…, chancletas…, NIEVE.
También es cierto que la mujer no tenía por qué saber la meteorología a 100 km de su casa…, y nos salimos de lo planeado. De hecho, nos salimos de lo planeado a menudo en ese viaje, un viaje peculiar y raruno incluso antes de montarnos en los coches, pero divertido, muy divertido.

Amaneciendo, escenas de La Alberca, Salamanca por Raúl Hernández GonzálezAmaneciendo, escenas de La Alberca, Salamanca por R. H. G. flickr

Mereció la pena chupar frío, también os digo 😛 y fue solo un día, aunque calor calor…, tampoco hizo. Pero…, ¿m’iba a imaginar yo que habría nieve? ¿Nos íbamos a imaginar cuando salimos por la mañana que en vez de cinco éramos seis y que en vez de un coche necesitábamos dos porque no entrábamos? ¿Y también nos teníamos que imaginar que allí mismo íbamos a ser siete y que volveríamos tres coches de ese viaje? 😀 😀 😀
Ya os he dicho que fue un viaje raruno. 😛
A ver…, que tampoco era aquello el Everest…, pero según subíamos, había nieve en la cuneta y sí, ¡hacía putain frío! El resto de días…, pues tiempo de Semana Santa. No sé cómo explicarlo mejor.

Pero ahora tenemos smartphones así que no valen excusas; la información sobre todo, está minutada.
No es momento de experimentaciones ni de por si acasos.
Si tienes dudas, no lo metas en la maleta porque no, no te va a surgir una cena de gala ni vas a hacer cumbre en ningún monte porque tú eres de las que no va al campo porque te dan p’atrás los bichos.

Mete en la maleta lo que sabes que vas a utilizar, debajo, lo que más ocupa como jeans, calzado y neceser, que t’aconsejo meter en una bolsa de plástico por si se derramara algo. En la parte superior, coloca las prendas más delicadas y utiliza los huecos para los complementos y demás accesorios imprescindibles como por ejemplo, nuestros joyos  ♥♥♥ o el cargador del móvil. 😛
Y si vas a volar…, ya no solo se trata de que no se te olvide nada de lo importante, es que consigas meterlo todo en una maleta que cumpla las medidas de las compañías y aquí ya, se complica el tema más aún.
¡Maemía si además viajas con niños…! Antes se te olvida meter la ropa interior en la maleta que algo tan necesario para pasar unas vacaciones tranquilas como por ejemplo, la autocaravana de Peppa Pig. 😛

Vamos a suponer que ya está lista la maleta y con todo lo necesario dentro. Bien…, pues ahora, hay que pensar en el equipaje de mano, porque si vas a volar y tienes que facturar la maleta, que seguro que sí, tienes que llevar, ahora sí, algo por si acaso: por si acaso te la pierden.
Se supone que con una muda, cepillo y pasta de dientes vale. Pos OK, aunque no sé yo… Tan exigentes que son con el equipaje para que te pierdan TU maleta y tengas que arreglarte las vacaciones con unas bragas extras que tienes que llevar por si acaso. ¡Y lo qu’es peor: t’has quedado sin la autocaravana todas las vacaciones! ¡Ay ama…!

Mira bien el bolso de mano antes de salir de casa y asegúrate de que llevas tooooooda la documentación, que doy por hecho qu’está en regla, aunque si es ahora cuando te das cuenta de que el carnet o pasaporte están caducados…, poco puedes hacer ya. Comprueba que llevas los billetes, tarjetas, dinero, teléfono…, todos meados y cagados, ¡y ahora sí: empiezan tus vacaciones!

Pasadlo muy bien todos, los que vais a volar, los que vais a conducir, y los que solo vamos a estar o vegetar: desconectar y descansar.
Luego si eso…, ya veremos si ha sido una Semana Santa o una santa semana. 😛